https://www.elnuevoherald.com/noticias/curiosidades/article254260758.html

ACTUALIZADO 20 DE SEPTIEMBRE DE 2021 8:25 AM

La campana del barco Santa María, la embarcación insignia que Cristóbal Colón utilizó en su primer viaje al Nuevo Mundo en 1492, será vendida en Miami mediante una subasta privada, en el marco del Mes de la Herencia Hispana.

Tasadores de Sotheby’s y Christie’s han estimado que esta joya histórica tiene un valor de más de $100 millones.

El oficial retirado de la marina italiana y experto en rescates subacuáticos, Roberto Mazzara, la descubrió en 1994 en las costas del norte de Portugal, por azar cuando buscaba dos pecios de una flota que se hundió en 1555 cuando se trasladaba desde de San Juan de Puerto Rico hacia España.

Ambos barcos, que tenían el mismo nombre San Salvador, se hundieron frente a la costa de Portugal, uno al sur y el otro al norte, dijo el ingeniero de hidrodinámica en una entrevista con el Nuevo Herald.

“El primero lo encontré fácilmente, estaba hundido cerca de las rocas, pero la zona estaba prohibida para bucear. Entonces me fui a buscar al otro me di cuenta que había muchas posibilidades y me establecí allí buscando el sitio donde se había naufragado el segundo barco”, relató.

Un día cuando estaba paseando por la playa en esa zona con el detector de metales un pescador le preguntó que si estaba buscando monedas antiguas y le contó que había encontrado algunas que estaban negras, que no tenían valor y utilizó unas 100 como arandelas.

Mazzara sabía que las monedas de plata después de 400 años en el mar se ponen de ese color y pensó que él también las encontraría en esa playa. Pero su interés había disminuido porque ya había hallado el sitio del naufragio de San Salvador.

“Pero un día estaba buscando monedas, con el agua debajo de las rodillas y escarbando con las manos en la arena encontré esta campana. En aquel momento no sabía qué campana era, pensaba que era la del galeón de San Salvador”, detalló.

El buzo italiano creyó que tenía muy poco valor hasta que una tarde cuando estaba comiendo pensó que era raro que la campana tuviera una moneda pegada en su interior, que él había despegado. Ese detalle lo llevó a sospechar que no estaba en la parte superior del precio, si no en la carga junto a las monedas.

A raíz de esto inició una investigación en los Archivos de Indias de Sevilla que lo condujo también a otro hallazgo: el origen de Cristóbal Colón.

Descubrió una carta que el almirante Luis Colón, nieto del explorador, envió al rey de España contando la historia de su abuelo y de allí sale a relucir todo: dónde nació, de qué familia y de qué parte de Italia.

En el documento se señala que Colón era natural de Cogoleto, un pueblo al lado de Genenova, el lugar donde había nacido el explorador se mantenía en secreto, y que era hijo de una madre de origen humilde.

“Colón mantenía este misterio sobre su origen porque si le descubrían a la Corte de los Reyes católicos que él era un hijo ilegítimo, a lo mejor ni lo escuchan, lo echan a patadas”, dijo el cazador de tesoros.

“EL SIGNO DEL FUERTE NAVIDAD”

Durante su pesquisa sobre la campana encontró en un legajo del siglo XVI que el galeón San Salvador había naufragado en la costa portuguesa con un cargamento de oro y plata y llevaba el “signo (campana pequeña en castellano antiguo) del fuerte Navidad”, construido con los restos del Santa María, tras encallar en la isla La Española (República Dominicana y Haití) el día de Navidad.

Se trataba, afirmó Mazzara, de la campana con la que se anunció la llegada de la expedición de Colón al Nuevo Mundo hace más de 500 años.

La Santa María era la mayor de las tres carabelas utilizadas por Colón en su primer viaje al Nuevo Mundo. Las otras dos fueron la Niña y la Pinta.

El nieto de Colón pidió 1,000 ducados a la corona española como indemnización por su pérdida en el naufragio del San Salvador donde estaba la campana con el cargamento de oro y plata, de acuerdo con un documento fechado en 1557 que encontró Mazzara en el Archivo de Indias de Sevilla.

Al encontrar ese documento, Mazzara sintió “la emoción más grande porque confirmaba todo de forma irrevocable. Por fin, tenía un documento que confirma que era la campana de Colón”.

El análisis químico y metalográfico de la Universidad de Zaragoza, los archivos de Indias en Sevilla y Simancas, y los documentos que aluden a la Casa de la Contratación del Rey (entidad estatal que controló y registró desde 1503 hasta el siglo XVIII todo el tráfico marítimo entre España y las Indias) coinciden en el origen de la campana.

BATALLA LEGAL Y SUBASTAS

Cuando Mazzara se dio cuenta que podía ser la campana de la Santa María informó al gobierno de Portugal y luego a España. Pero nadie le creyó, él siguió investigando y pidiendo a universidades que sometieran a análisis a la campana.

Resulta que Portugal se dio cuenta de que se trataba de un objeto histórico importante cuando Mazzara convocó a la primera subasta en Madrid divulgando todos los análisis, documentos y los resultados de su investigación, a nivel internacional.

“Para bloquear la subasta me denuncian por robo de la campana, pero las autoridades españolas no se la entregaron a Portugal, se quedaron con ella hasta que yo me defendiera de la acusación”, detalló a el Nuevo Herald.

Al final la campana regresó a las manos de Mazzara y en 2018 viajó a Miami para tantear el terreno a fin de saber si podía organizar otra subasta, pero el contacto que le consiguieron para que le ayudara a presentar la estrategia comunicacional para promoverla “lo hizo muy mal”.

“Yo lo dejé en seguida y me fui”, agregó.

Ahora la campana hará su debut después de estar resguardada en un lugar no revelado en Miami desde 2006 solo para esta subasta privada, cuando Mazzara la pondrá a disposición de los coleccionistas y amantes de la historia.

La subasta, consideró, será una “oportunidad maravillosa para darle la oportunidad al mundo de coleccionistas acceso a esta pieza única” y le “encantaría” realizarla el 12 de octubre cuando se conmemora el aniversario de la llegada de Cristóbal Colón al continente americano en 1492. pero todavía eso no está definido.

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *